¿Cómo influye la dieta en la alopecia androgénica?

¿Cómo influye la dieta en la alopecia androgénica?

La nutrición es un pilar esencial en la salud de una persona. El aporte de vitaminas, antioxidantes y nutrientes es muy necesario para la formación del cabello, pero siempre quedan dudas de hasta qué punto son relevantes en la calvicie. Existen estudios científicos que aclaran cuáles son los elementos de nuestra dieta que pueden influir en la alopecia androgénica, y cuáles son un mito (o un timo).

 

Vamos a hablar de alimentos protectores y perjudiciales para la alopecia androgénica. Antes de seguir, me gustaría aclarar que ninguno de ellos pueden ser la causa de la alopecia androgénica en una persona. La causa de este tipo de alopecia es principalmente de origen genético (LINK al post). Los hábitos de la dieta actuarían de una forma mucho más sutil. Por ejemplo, pueden precipitar la aparición de la calvicie unos años antes de los que se esperaba cuando son negativos, o podrían enlentecer el avance de la alopecia cuando son protectores.

 

¿Cuáles es la mejor dieta contra una alopecia?

Solamente 5 estudios científicos han intentado contestar esta pregunta. No es mucho, pero se trata de estudios con buenos estándares de calidad. Una de las primeras investigaciones estudió la dieta en más de 350 personas con alopecia androgénica. Descubrieron que la mayoría de ellos tenían una dieta pobre en fruta o vegetables, y baja en proteínas. Sin embargo, no se comprobó que influyese en la gravedad o extensión de la alopecia.

 

Ese mismo equipo investigador llevó a cabo un segundo estudio. En este caso estudiaron los hábitos dietéticos de más de 100 personas con alopecia androgénica y los compararon con otras tantas personas sin este problema. Comprobaron que la dieta mediterránea actúa como factor protector en el desarrollo de la alopecia androgénica. Destacaba por encima de todos los componentes de esta dieta el consumo de tomate y vegetables de hoja verde (espinacas, lechuga, brócoli, etc.), concretamente cuando era de 3 o más veces a la semana.

 

El desayuno de los campeones

Parece que no solamente puede influir qué comemos, sino cómo y cuándo lo comemos. Uno de los hábitos más sanos en cuanto a la alimentación se refiere es tomar un desayuno muy completo cuando nos levantamos. El aporte nutrientes a esa hora de la mañana ha demostrado ser especialmente saludable para nuestro metabolismo y el ajuste de los ritmos circadianos.

 

En este sentido un estudio de 98 participantes se centró en indagar si desayunar influía o no en enfermedades de la piel y el pelo. Dentro de ese grupo de participantes había más de 30 personas con alopecia androgénica y se observó cómo no tomar un buen desayuno favorece las formas de calvicie más avanzadas. Hacer una asociación causa-efecto con estos datos es muy arriesgado. De entrada podríamos decir que las personas que realizan un desayuno sano y completo por la mañana es probable que mantengan otros hábitos saludables que protejan el cabello (por ejemplo, una dieta mediterránea).

 

Hábitos perjudiciales y otros sin papel definido

Uno de los puntos más perjudiciales para el cabello es mantener una dieta baja en proteínas. En esto coinciden varios estudios. Aunque es difícil acertar con unas cifras en concreta, parece que tomar menos de 50 g diarios en el caso de los hombres y 30 en el caso de las mujeres podría favorecer una aparición más precoz de la alopecia androgénica y una evolución más rápida. Uno de los estudios fue más allá y realizó biopsias cutáneas del cuero cabelludo en personas con una dieta baja en proteínas y sin ella. Curiosamente las personas que tenían un aporte bajo de proteínas presentaban más inflamación alrededor de la raíz del pelo, e incluso cierta fibrosis (cicatriz). El papel de la inflamación en la alopecia androgénica está en el punto de mira de muchos tratamientos que ya se usan contra este problema, así que es un dato a tener en cuenta.

 

No ha demostrado efecto protector: el consumo frecuente de café, la toma diaria de leche y queso, o las dietas paleo. Las dietas vegetarianas han demostrado tener un efecto protector, pero solamente cuando se comparan con la dieta propia de Estados Unidos (lo cual no me parece algo sorprendente). El consumo de alcohol podría ser protector cuando es mínimo, pero perjudicial cuando es moderado o alto (merece un post aparte)

 

Podemos concluir que los hábitos dietéticos más sanos (alimentación mediterránea variada, comer vegetales y frutas, tomar un buen desayuno) podría retrasar la aparición de la calvicie o la evolución de una alopecia que ya existe.

 

Lai CH, Chu NF, Chang CW, Wang SL, Yang HC. Androgenic alopecia is associated with less dietary soy, higher blood vanadium and rs1160312 1 polymorphism in Taiwanese communities. PLoS One. 2013 Dec; 8(12):e79789.
Fortes C, Mastroeni S, Mannooranparampil TJ, Ribuffo M. The combination of over- weight and smoking increases the severity of androgenetic alopecia. Int J Dermatol. 2017 Aug;56(8):862–7.
Fortes C, Mastroeni S, Mannooranparampil T, Abeni D, Panebianco A. Mediterranean diet: fresh herbs and fresh vegetables decrease the risk of Androgenetic Alopecia in males. Arch Dermatol Res. 2018 Jan;310(1):71–6.
English RS Jr, Barazesh JM. Self-Assessments of Standardized Scalp Massages for Andro- genic Alopecia: survey Results. Dermatol Ther (Heidelb). 2019 Mar;9(1):167–78.