Mitos sobre el cabello: ¿es malo lavarse el pelo con frecuencia?

Mitos sobre el cabello: ¿es malo lavarse el pelo con frecuencia?

Los mitos relacionados con el pelo son muy frecuentes. Vamos a explicar realidades y mentiras desde el punto de vista científico de la dermatología.

 

¿Es perjudicial realizar un lavado frecuente el cabello?

No tiene por qué. Nos lavamos el pelo para retirar residuos que se acumulan en él con el paso de las horas o días. Estos residuos son, principalmente, los siguientes:

  • Secreción sebácea: la grasa que drenan las glándulas sebáceas unidas al cabello tiene propiedades beneficiosas, como dar brillo al tallo y proteger la cutícula. Sin embargo, su exceso hace que el pelo tenga un aspecto graso, sucio y apelmazado. Además la grasa también se acumula en la superficie del cuero cabelludo y favorece la aparición de dermatitis seborreica.
  • Sudor: aunque el componente principal del sudor es agua también contiene sales y productos de deshecho. Al evaporarse se depositan en el tallo piloso dándole un aspecto deslustrado.
  • Restos de cosméticos: el uso de lacas, gominas y ceras se adhieren al tallo del pelo y dejan restos que con el paso del tiempo ensucian el cabello.
  • Fibras sintéticas y textiles: en el día el roce con ropa, asiento del coche, sofá, etc. deposita poco a poco fibras de tejidos. A veces son grandes y se ven a simple vista, otras veces son microscópicas pero suficientes para quitar brillo al cabello y ensuciarlo.
  • Material ambiental: el polvo cotidiano de cualquier casa, la arena en suspensión de una obra cercana, partículas contaminantes del tráfico en ciudades… El pelo actúa como un filtro del aire que nos rodea y muchas de las partículas del aire se quedan atrapadas en los tallos pilosos, empeorando su aspecto.
  • Agua de piscinas o del mar: el pelo se daña de forma llamativa al exponerse a estas aguas. Los cuidados del pelo en verano los podéis leer aquí.

 

Como ves el origen de la suciedad del pelo es muy variado, por lo tanto habrá gente que tenga el pelo más o menos sucio más o menos rápidamente según su predisposición personal y su actividad cotidiana. Así que la necesidad de lavarnos el pelo cambia mucho en cada persona, la actividad que realice e incluso la época del año.

 

¿Qué sucede cuando nos lavamos el pelo?

Cuando nos lavamos el cabello retiramos restos de sebo y descamación que se acumulan progresivamente en nuestro cabello. Los champús contienen jabones que ayudan a esta tarea limpiando la superficie del tallo piloso y del cuero cabelludo.

Lo que no sucede cuando nos lavamos el pelo es que los componentes del champú penetren a la raíz del cabello. Por lo tanto no se produce un daño al folículo piloso ni al crecimiento del pelo. Lavar el pelo con más frecuencia no hace que el pelo se caiga más ni conduce a la calvicie.

El lavado del pelo no sirve solamente para limpiar el cabello, también es una oportunidad muy buena para hidratar el pelo. Para ello hay que elegir el mejor tipo de champú para cada persona, y acompañarlo de acondicionador o mascarilla cuando sea necesario. Todo esto ayuda a tener el pelo con buen aspecto (mantener brillo, textura, volumen, etc.) y evitar que el tallo piloso se dañe.

 

¿Cada cuanto hay que lavarse el pelo?

Como decíamos antes: depende mucho de cada persona. Hay personas que tienen tendencia al cabello graso y que necesitan un lavado a días alternos o diario; y otras personas tienen el cabello más seco y pueden estar varios días sin tener que lavarlo. Por ejemplo, los hombres suelen tener el cuero cabelludo graso y necesitan lavarse el pelo prácticamente todos los días. Sin embargo, las niñas y los niños antes de la pubertad no tienen apenas secreción sebácea y no tienen esa misma necesidad. Factores como la edad, la época del año o el estrés pueden modificar la cantidad de sebo en el cuero cabelludo y obligarnos a cambie los hábitos de lavado.

En líneas generales:

  • Si necesitas lavarte el pelo con frecuencia (diario o días alternos) porque tienes el cabello graso no pasa nada, seguramente es justo lo que necesitas.
  • Si te lavas el pelo con poca frecuencia (p.ej. más de 5 días sin lavarlo) merece la pena que evalúes la calidad de tu cabello. Si está demasiado seco, quebradizo y encrespado quizá le falte hidratación que con los productos adecuados la podrás aportar en cada lavado.