Tipos de alopecia androgénica femenina

Tipos de alopecia androgénica femenina

La alopecia androgénica femenina es un problema que aumentado en los últimos años. Sus causas en las mujeres son múltiples y la forma de aparición es muy variada. Vamos a explicar los patrones de pérdida capilar más frecuentes con este problema.

No existen dos mujeres con una alopecia androgénica que sea exactamente igual. Seguramente porque las causas que conducen a la alopecia androgénica femenina son mucho más variadas que en los hombres. Las diferentes causas (hormonal, alteraciones del ciclo capilar, déficit de hierro y micronutrientes, alteraciones del ciclo menstrual, etc.) interaccionan entre sí y multiplican las formas de pérdida de alopecia. A pesar de ello existen clasificaciones científicas que agrupan los tipos de pérdida de cabello en las mujeres para así poder abordar este problema tan complejo. Estos con los principales patrones de alopecia androgénica femenina:

1. Pérdida en “árbol de Navidad”

Es probablemente la forma de alopecia androgénica más frecuente en las mujeres. Consiste en un ensanchamiento progresivo de la raya media del cabello, que comienza en la zona más cercana a la frente y mejora hacia la coronilla. Esta progresión recuerda a un abeto (más ancho en la base y estrecho en la punta). Su gravedad se clasifica con la escala de Olsen o de Sinclair. Generalmente aparece en mujeres jóvenes (20-30 años) y sin tratamiento la pérdida empeora progresivamente, siendo más evidente justo en la raya del medio. Los casos más avanzados terminan pareciéndose a una pérdida en corona. Tienen buena respuesta al tratamiento médico (frenan la progresión, incluso pueden mejorar) y el trasplante capilar puede ser una buena opción en muchos de los casos.

Pérdida de densidad en “árbol de Navidad”. La zona más pobre en densidad es justa la raya del cabello por delante.

2. Pérdida en corona

En este caso la pérdida del cabello se produce forma homogénea por toda la zona superior de la cabeza, en la zona que delimitaría una corona o una gorra. La pérdida es difusa prácticamente por igual en toda la zona, y las mujeres que la sufren se suelen quejar de “clarear” porque se entrevé el cuero cabelludo. Su gravedad se clasifica con la escala de Ludwig. Suele aparecer en mujeres adultas (40-50 años) y empeora después de la menopausia, pero hay mujeres más jóvenes que también la sufren. La respuesta al tratamiento médico puede ser buena, especialmente a opciones como el minoxidil oral. El trasplante capilar es difícil en estás situaciones, sólo se recomienda en casos seleccionados y para mejorar la densidad capilar una zona determinada.

Antes y después del tratamiento en un caso de alopecia androgénica femenina en corona. Imagen extraída de la revista científica JAMA Dermatology.

3. Pérdida masculina

Las mujeres pueden tener un patrón de pérdida del cabello muy parecido al de los hombres: entradas y coronilla. La pérdida en las entradas es progresiva y es habitual ver vello en la zona donde antes crecía cabello grueso. La pérdida en la coronilla suele estar muy bien demarcada. Su gravedad se clasifica mediante la escala de Ebling. Es típica después de la menopausia, pero también se da en situaciones con niveles hormonales de andrógenos elevados en sangre (hiperplasia suprarrenal congénita, tumor suprarrenal o de ovario, extirpación previa del útero, etc). Suelen tener buena respuesta al tratamiento con antiandrógenos y se puede plantear trasplante capilar a veces. Para la pérdida avanzada en la coronilla también puede plantearse recuperar la densidad capilar con un sistema FAS.

4. DUPA (Diffuse UnPatterned Alopecia)

Es la forma menos frecuente de pérdida capilar en la alopecia femenina. Consiste en una pérdida difusa generalizada, sin un patrón definido. El cabello “clarea” por igual en la frente que en la nuca o en los laterales. No existe una escala de gravedad concreta, pero suele usarse la de Ludwig. Suele aparecer en mujeres jóvenes (20-30 años). El tratamiento puede frenar su progresión y que mejore depende del tiempo de evolución. El trasplante capilar está contraindicado casi siempre, ya que la zona donante (el pelo de la nuca) también presenta el mismo patrón de alopecia. Los casos avanzados pueden beneficiarse de un sistema FAS.

Más sobre la alopecia androgénica femenina y sus tratamientos en la web.